5 frutos secos beneficiosos para tu cuerpo

Maestros de la Alimentación

 

El acné y el envejecimiento prematuro son dos de los problemas de la piel más comunes. Tanto para nuestro bienestar como para nuestra estética, la alimentación desempeña un papel fundamental. Los frutos secos pueden ayudarte a cuidar y mantener una piel perfecta, unos alimentos que aportan antioxidantes y proteínas, dos elementos básicos a la hora de fomentar la belleza de la piel.

 

 

  • Almendras

Las almendras son ricas en antioxidantes gracias a su alto contenido en selenio, ayudan a retrasar el envejecimiento prematuro.  Su alto contenido de fósforo y magnesio ayuda al fortalecimiento de dientes y huesos.

  • Anacardos

Además de deliciosos, los anacardos son una fuente abundante de triptófanos, los aminoácidos precursores de la síntesis de serotonina, uno de los neurotransmisores asociados con la sensación de bienestar.  Del mismo modo, también aportan grandes cantidades de vitaminas B, encargadas del correcto funcionamiento de los procesos del sistema digestivo.

  • Avellanas

Fuente abundante de vitamina E, las avellanas de erigen como un poderoso antioxidante capaz de proteger tu piel de las acciones de los radicales libres, principales causantes del envejecimiento prematuro de la piel. Esto es posible gracias a que se trata de un fruto seco pobre en agua, rico en grasas insaturadas, proteínas, hidratos de carbono y fibra.

  • Ciruela Pasa

Quizá no sea el más popular, pero las ciruelas pasas son tus grandes aliadas a la hora de frenar la pérdida de elasticidad de la piel y las arrugas prematuras gracias a su alto contenido en minerales como el calcio, el potasio y el hierro.

  • Dátil

Un fruto seco cargado de provitamina A, vitamina E, policosanoles, fitoesteroides, ácido ursólico e isofla-vonas. Puede que estos nombres no te digan nada, pero si te contamos que son las sustancias que ayudan a crear esa barrera que protege a tu piel del sol y el aire y, además, cuentan con propiedades antienvejecimiento, puede que ya te suenen de algo más. Y, por si fuera poco, están deliciosos sueltos o combinados en ricos pinchos.