Desayunos saludables

Maestros de la Alimentación

 

Despierta tu imaginación con un desayuno saludable

Estar a la altura de las exigencias físicas y mentales de nuestro día a día requiere de una buena dosis de energía. Pero no basta con recibirla de forma esporádica o cuando nos sintamos cansados.  Planificar y regularizar cuándo y cómo realizamos las comidas del día es clave para contar con los recursos energéticos necesarios que nos mantendrán activos hasta el final de la jornada. Por eso, comenzar con un desayuno saludable no sólo sirve para matar el gusanillo del ayuno nocturno, sino también para que nuestro cuerpo no empiece el día sintiendo que le falta algo muy necesario: alimento.

Muchas personas prescinden de esta primera comida, creyendo que resulta beneficioso para su aspecto. Sin embargo, está más que demostrado que mantener entre cuatro o cinco comidas al día favorece el buen funcionamiento del tránsito intestinal, además de dotarnos de los minerales y nutrientes necesarios para un aspecto saludable. Tan saludable como los desayunos que os proponemos, tan apetecibles que no se os ocurrirá saltaros ni uno.

 

 

  • Café o té: una buena opción para comenzar la mañana

Nada mejor para escapar de la somnolencia que el café. Pero, más allá de sus propiedades estimulantes, la bebida por antonomasia de los desayunos es uno de los productos de consumo cotidiano que presenta mayores cantidades de antioxidantes, tales como el ácido clorogénico, el ácido ferúlico y el ácido cumárico. Estos ácidos participan activamente en la protección de las células evitando la acción de los radicales libres.

Además, si vuestra pasión es el té, debéis saber que su capacidad estimulante es similar el café (sobre todo el té negro) y que también estaréis contando con uno de los mejores diuréticos naturales, un gran aliado con el que eliminar las toxinas de nuestro cuerpo.

 

  • Sándwich de salmón

Dos rebanadas de pan integral, queso crema, salmón ahumado, espinacas frescas, olivas y un toque de eneldo espolvoreado. ¿Qué más le puedes pedir a uno de los desayunos salados más sabrosos que puedes prepararte?

 

  • Avena con mango

La avena es uno de los alimentos indispensables en cualquier dieta saludable. Con unos copos de avena integral, yogur natural, algo de miel y mango tendrás un desayuno dulce a la par que completo.

 

  • Bocadillo de higos y calabacín

Los vegetales nunca sobran en un menú diario. Incluirlos en el desayuno es una opción más que recomendable y, además, sabrosa. Pan integral, higo en rodajas, calabacín crudo o pasado por la sartén, rúcula y un poco de yogur aliñado con limón, sal y pimienta y ya tienes un bocadillo delicioso.

 

  • Tortilla con jamón

Si te has apuntado al gimnasio o realizas ejercicio físico con regularidad, te vendrá bien un desayuno cargado de proteínas. Y nada más proteico que una buena tortilla francesa acompañada de jamón curado, queso y unos canónigos de guarnición.

 

  • Chía con pera y pistachos

Junto con el aguacate, el nuevo alimento de moda es la chía, con la que puedes cocinar un pudding delicioso. Combínalo con la fruta que más te apetezca y aderézala con frutos secos. La opción que te proponemos incluye pera y pistachos crudos, dos alimentos repletos de propiedades de lo más beneficiosas.