Un rostro libre de impurezas

Maestros del Cuidado y Ocio

Si quieres tener siempre una piel suave y limpia es imprescindible mantener una rutina de belleza en la que se incluya la exfoliación. Una buena exfoliación nos ayuda a eliminar las células muertas de nuestro rostro, consiguiendo:

  • Una piel limpia, suave y brillante
  • Un rostro sin puntos negros
  • Una piel más uniforme
  • Reducir las arrugas y expresiones del rostro
  • Facilita la eliminación de manchas como consecuencia de la edad

Cada piel tiene sus características por lo tanto la frecuencia de la exfoliación puede variar según tu tipo de piel:

  • Piel normal: es recomendable realizar la exfoliación por lo menos una vez a la semana.
  • Piel seca: debemos utilizar un exfoliante suave una vez a la semana.
  • Piel grasa: para eliminar el exceso de grasa podemos realizar la exfoliación dos veces a la semana.
  • Piel sensible: utiliza en este caso un exfoliante hipoalergénico 2 veces al mes.

Puedes realizar tus propios exfoliantes caseros con productos naturales y que puedes conseguir fácilmente. Desde Maestros de la Belleza te proponemos estas sencillas recetas para mantener tu piel limpia y suave:

  • Mascarilla de café: Para esta mascarilla tan solo necesitamos 3 ingredientes: una taza de café molido, media taza de azúcar y cuatro cucharadas de aceite de oliva. Mezclamos los ingredientes en un recipiente hasta obtener una pasta homogénea, después la aplicamos sobre el rostro con suaves masajes circulares y la retiramos tras 10 minutos con agua tibia. Gracias a las propiedades del café, con esta mascarillas conseguirás, además de una piel limpia, reducir las ojeras.
rostro-limpio
  • Mascarilla de avena y yogur: Mezcla en un recipiente media taza de avena molida y yogur hasta obtener una mezcla homogénea. La avena exfoliará la piel y el yogur natural aportará hidratación a la piel. Aplica esta mascarilla con masajes circulares durante 10 minutos aproximadamente.

Recuerda aplicar siempre las mascarillas con la piel humedecida. Después de exfoliar la piel es aconsejable aplicar crema hidratante.

 ¡Lograrás una piel luminosa!