Cortes de pelo de moda para este otoño

Maestros del Cuidado y Ocio

Todas tenemos un corte de pelo que nos favorece. La proporción y la armonía también se aplican a la forma de nuestro cabello y el sentirnos bien con el estilo elegido depende (y mucho) de la forma de nuestra cara o, incluso, de cómo nos sintamos en ese momento o de si preferimos algo más práctico que trabajoso por las mañanas, por ejemplo. Sin embargo, todo ello no se encuentra reñido con ir a la última este otoño-invierno, con unas tendencias que estilistas e influencers ya han venido marcando este verano.

BOB

Es el rey de los peinados de la temporada, no nos cabe la menor duda. Su fama se ha propagado como la pólvora gracias a la pasión con que lo han abrazado multitud de actrices y modelos. Un ejemplo ha sido el desfile de cortes bob que pudimos ver en la alfombra roja de los Emmy 2019. La base: un largo hasta la barbilla y contornos muy definidos. La tendencia: todas las variantes que puedas imaginar. Y es que hemos podido ver corte bob con flequillo, sin él, el conocido como Blunt Bob (melena corta y despuntada), con el pelo rizado… Un estilo que arrasa y el que puedes escoger la versión que mejor se ajuste a tus facciones.

PIXIE

Los regresos ya son una costumbre a la hora de hablar de tendencias y el más sonado en cuanto a corte de pelo en lo que queda de año va a ser el pixie, pero en su versión renovada: pelo muy liso y un flequillo muy corto. Este corte favorece a aquellas mujeres de rasgos finos y de rostro pequeño.

SHAG CON FLEQUILLO

Otro que regresa con fuerza y ya es la segunda vez que lo hace. Con su origen en los años 60, fue Jennifer Anniston en Friends quien le hizo recuperar su popularidad a niveles insospechados. Prácticamente desterrado con el nuevo milenio, el shag (o swag) se caracteriza por el volumen y el movimiento del que dota al cabello. Al igual que con el bob, sus variaciones son múltiples: con o sin flequillo, corto o a media melena, liso o rizado…

MELENA MIDI

Por definición, la melena midi es aquella que no termina de apoyarse sobre los hombros. Una buena alternativa a la predominancia de los estilos cortos, con las ondas características de la midi obtendremos una increíble sensación de movimiento y volumen, estilizando figura y rostro.