Cuatro ensaladas para salir de la rutina

Maestros de la Alimentación

Este año parece que la primavera ha decidido adelantarse más de la cuenta, lo que siempre es una buena excusa para empezar a llevar platos que no necesitemos calentar en el microondas del trabajo. Porque si existe un plato capaz de aglutinar todos los nutrientes necesarios para afrontar el día y, al mismo tiempo, seguir optando por la comida saludable, ese es la ensalada. No obstante, muchos/as nos quedamos sin ideas en cuanto agotamos los tres ingredientes a los que siempre solemos recurrir. Hoy te descubrimos algunas de las ensaladas más originales y sabrosas que puedes elaborar en casa para que no te de pereza abrir el tupper a la hora del almuerzo.

· Ensalada Vital

Mezcla espinacas, rúcula, lentejas cocinadas, quinoa, judías verdes, zanahoria y medio aguacate y tendrás todo lo necesario para una ensalada tan sabrosa como saludable. Por supuesto, no nos olvidamos del aliño: con salsa tahini, cilantro, aceite de oliva, limón y sal conseguirás uno de los aderezos más intensos que habrás probado en uno de estos platos.

· Ensalada de tortellini

¿A quién no le gusta una buena ensalada de pasta? Ya sea con lacitos u otro tipo de pasta corta, esta siempre es una buena opción para obtener un plato rico en fibra e hidratos de carbono (ideal para coger energías), además de baja en grasas. En esta ocasión te proponemos utilizar tortellinis, con los que seguro que quedarás saciada. Sal, aceite y un poco de vinagre son suficientes para intensificar el sabor de los brotes, zanahorias, brócoli, tomate y espinacas con los que componer la base.

· Ensalada de arroz mixto

¿Arroz en una ensalada? ¿Por qué no? ¿Y por qué no más de uno? Atrévete a explorar los sabores orientales con un mix de arroz integral basmati y arroz rojo, mezclando a su vez canónigos y espinacas. Una de las recomendaciones para rematar esta ensalada es añadirle falafel al horno, que puedes cocinar con garbanzos, verduras variadas, agua, harina de trigo, aceite, perejil, hierbas y especias. Con una sencilla salsa de aguacate casera no necesitarás mucho más para llevarte al trabajo una ensalada que, esperamos, puedas resistirte a comerte nada más prepararla el día anterior.

· Ensalada de berros con frutas

Hojas de berro, tomates cherry, fresones, melocotones, queso fresco y una vinagreta a base de orégano, sal, mostaza en grano, vinagre balsámico y pimienta. Eso es todo lo que necesitas para disfrutar de una ensalada tan refrescante como ligera y, sobre todo, sabrosa. El alto contenido en fibra del melocotón favorece el tránsito intestinal y los tomates cherrys te aportarán una dosis más que recomendable de vitaminas C y E, sin olvidarnos de su gran aporte de antioxidantes en forma de carotenos.