Manchas de la piel

Maestros del Cuidado y Ocio

 

 

Con las visitas de las olas de frío polar propias de estas fechas también llegan las primeras grandes nevadas de la temporada, una gran noticia para los amantes de los deportes de invierno. Sin embargo, al igual que en la temporada estival, conviene protegerse de la radiación ultravioleta del sol, especialmente intensa debido a su refracción sobre las superficies nevadas. Este fenómeno puede afectar tanto a nuestra vista como a nuestra epidermis, provocando, entre otras cosas, las indeseadas manchas de la piel. Pero, ¿por qué aparecen y cómo puedo prevenirlas?

 

El fototipo
Sabemos que las pieles blancas son más delgadas y que, por tanto, contienen una menor cantidad de colágeno, lo que las hace más vulnerables a posibles alteraciones cutáneas.

 

El tabaco
Dejar de fumar siempre es una buena opción para tu salud general. Y tu piel no es una excepción: la nicotina tiene la capacidad de alterar la actividad de las células productoras de melanina. Concretamente, estimula su sobreproducción, causando las conocidas manchas no sólo de la piel, sino también del esmalte dental.

 

Alteraciones hormonales

Situaciones como el embarazo o la menopausia conllevan una actividad extraordinaria del sistema endocrino, pudiendo favorecer en ocasiones la aparición de manchas oscuras en el rostro. Es lo que conocemos como melasma.

 

Exposición excesiva al sol

Independientemente de si tu piel es clara o morena, pasar demasiado tiempo al sol sin usar protección solar puede dar lugar a la aparición de manchas en manos, brazos, rostro y cuello.

 

Falta de nutrientes

Una dieta con alto contenido en proteínas puede dar pie a la aparición de pequeñas manchas en la piel. El déficit de antioxidantes, los principales encargados de fortalecer nuestra epidermis ante los agentes externos que pueden dañarla, puede solucionarse con la incorporación de más frutas y verduras a nuestro menú diario.

 

¿Cómo prevenirlas?

 

Una buena hidratación

Ésta es la clave de una piel sana, pues es uno de los órganos que primero se resienten ante la falta de minerales, especialmente en verano.

 

Protección solar ante todo

Sobra decirlo, pero la protección solar nunca debería falta en tu bolso de playa o tu kit para la nieve.

 

Aftersun

Cuando vuelvas a casa o al hotel, recuerda aplicar un buen aftersun para rehidratar la piel.

 

Verduras y frutas, siempre

Como os comentamos, la falta de antioxidantes que protejan nuestra piel de agresiones externas favorece la aparición de manchas. Es por ello que alimentos como la calabaza, la zanahoria y las verduras de hoja verde son tan recomendables para proveernos de estos nutrientes, pues poseen una alta cantidad de betacarotenos, grandes aliados antioxidantes.