Mitos y verdades de la medicina estética

Maestros de la Medicina Estética

 

La preocupación por nuestro aspecto es casi tan antigua como el mismo ser humano, contando con numerosos restos arqueológicos que certifican cómo el trabajo de nuestra estética ha ido siempre unido a nuestros instintos más naturales. Con la llegada de la medicina estética, las opciones para ello han aumentado y se han vuelto mucho más sofisticadas. Sin embargo, también han conllevado la aparición de numerosos mitos a su alrededor, ideas no del todo precisas que pueden dar pie a miedos infundados, perspectivas poco realistas o incluso prejuicios sin fundamento y que hoy os animamos a desterrar.

“La medicina estética es propia de personas de edad avanzada”.

 

 

 

Este mito parece decirnos que la medicina estética se centra únicamente en combatir las arrugas, cuando, como bien sabéis los asiduos a nuestro blog, va mucho más allá: existen diferentes tratamientos de medicina estética que se adaptan a todas las necesidades de la piel a cualquier edad, encontrándonos con que la mayoría de los pacientes de las clínicas se encuentran en un rango de edad que va de los 28 a los 60 años. Además, muchos de los tratamientos persiguen cuidar nuestra piel, previniéndola del deterioro del día a día, un objetivo fundamental en la medicina estética de nuestros días.

 

“El ácido hialurónico sólo busca rellenar arrugas”.

 

Suele ser uno de los grandes equívocos en torno al producto y lo cierto es que su aplicación va mucho más allá. También se emplea para dar volumen a los labios, definir y restaurar el volumen de los pómulos y trabajar la forma y el contorno de la cara, combatiendo los signos visibles del envejecimiento que se observan por la pérdida de volúmenes que ya existían o creando volúmenes nuevos para armonizar las formas del rostro.

 

 

 

“Los skinsboosters de GALDERMA sólo son adecuados para el tratamiento en mujeres” . 

 

Otro de los grandes prejuicios en torno a la medicina estética es el de sus usuarios, especialmente en el caso de los skinboosters. Tanto hombres como mujeres recurren cada vez más a la hidratación profunda, un tratamiento de medicina estética con el que se mejora la calidad de la piel reforzando los niveles de hidratación en su interior al mismo tiempo que se incrementa su elasticidad, suavidad y firmeza. Además, se obtiene un resultado que busca la naturalidad, la frescura y el aspecto tonificado de la piel, pudiendo aplicarse en todo tipo de pieles, tanto jóvenes como más maduras.

 

Galderma, potenciamos la belleza natural que hay en ti.