¿POR QUÉ MIS DIENTES NO LUCEN SANOS?

Maestros del Cuidado y Ocio

Todos sabemos que tener una buena salud dental es clave en nuestro día a día. ¿Quién no ha sufrido alguna vez ese horroroso dolor de muelas? Es realmente molesto, ¿verdad? Aparte del factor salud, no tener unos dientes sanos afecta directamente a la estética. Existen numerosos problemas dentales, muchos de los cuales se pueden llegar a  retrasar en la medida de lo posible con una buena prevención.

Uno de los más frecuentes y al que nos exponemos es al desgaste de las piezas. Se trata de una pérdida progresiva de las capas que forman el esmalte que recubre los dientes y que, por lo tanto, les defiende de agentes externos. A medida que esta capa se va debilitando, son más propensos a sufrir infecciones.

Nuestros dientes se ven afectados por  el desgaste natural o fisiológico que se produce al  masticar. Otro problema común es la abrasión, que se genera en el cepillado de los dientes, aunque se puede solucionar fácilmente utilizando cepillos dentales suaves.

Muchos alimentos, como el café o las salsas, y el tabaco hacen que nuestro color blanco del esmalte se vea afectado, haciendo que salgan manchas en los dientes y produciendo un color amarillento en nuestro esmalte.  Estos cambios de color no sólo vienen dados por agentes externos, sino que la edad y la genética también son factores que afectan directamente sobre ello.

Que nuestros dientes no se vean tan blancos no siempre quiere decir que no estén sanos. Unos dientes blancos también pueden sufrir infecciones. Si queremos mantener unos dientes sanos debemos controlar la ingesta de alimentos y bebidas azucaradas, al igual que picotear entre horas si no tenemos la opción de poder lavarnos los dientes después. Mantener unos buenos hábitos en el cepillado, hacerlo, como mínimo, dos veces al día y con un cepillo  y pasta de dientes apropiados es fundamental para lucir una sonrisa bonita y sobretodo, sana.

Existen diferentes dentífricos, y es bueno saber cuál escoger según nuestras necesidades.Por ejemplo, si queremos prevenir las caries, lo más recomendable es utilizar una pasta de dientes que contenga flúor, para ayudar a reforzar el esmalte y eliminar la placa.

Si sufres sensibilidad dental sabrás lo incómodo y molesto que se hace morder e ingerir alimentos tanto fríos como calientes. Para aliviarlo, existen pastas de dientes específicas que, en su composición, contienen sustancias que actúan sobre la dentina. Si lo que de verdad te afecta es no ver tus dientes blancos, en ese caso puedes recurrir a tratamientos específicos para ponerle solución, siempre en manos de un profesional.

Recuerda que ¡lo importante es tener unos dientes sanos! Y esto no se puede saber sólo por la apariencia de tus dientes, necesitas acudir al especialista.