Un plan détox para recuperar el equilibrio de tu cuerpo

Maestros del Cuerpo

 

Con el verano y, concretamente, con la llegada de las ansiadas vacaciones siempre nos ocurre lo mismo: nos relajamos en nuestras rutinas de gimnasio, alimentación y cuidado personal… ¡Por suerte! Descansar de todas estas pequeñas obligaciones siempre supone una pequeña gran satisfacción. A fin de cuentas, un periodo de relajación, aun cuando sabemos que son hábitos que realizamos por el bien de nuestro cuerpo, siempre es necesario y nuestra mente lo agradece. Sin embargo, la vuelta siempre llega y con ella esos kilos de más que hemos cogido disfrutando en el chiringuito o en ese viaje al pueblo que tantos sabores nos devuelve. Si te sientes algo hinchada y pesada tras tu vuelta a la normalidad, un plan détox es justo lo que andabas buscando.

Con estas rutinas de depuración del organismo ayudamos al cuerpo a realizar su función natural de limpiar el cuerpo de toxinas, las cuales, como seguro que ya sabes si eres habitual de nuestro blog, no sólo pueden afectar al funcionamiento regular de nuestro tránsito digestivo, sino que también puede verse reflejado en la salud de nuestra piel, afectando a nuestro aspecto.

Podría decirse que cada cuerpo tiene su propio plan détox, uno que funcionará de forma más eficaz y ayudará a que te sientas mejor contigo misma. Por ello, siempre recomendamos la consulta a un/a nutricionista, profesionales que podrán confeccionar un plan hecho a tu medida. Aún así, existen recomendaciones generales que todas podemos seguir y que no faltan en cualquier plan de depuración, especialmente tras la época estival.

 

Hidratarse es la clave

El agua es tu gran aliada a la hora de ayudar a los órganos a depurarse. Los expertos suelen recomendar tomarla al levantarte y siempre antes o después de las comidas, pero evitarla en la medida de lo posible durante, ya que puedes sentirte pesada y favorecer la acumulación de líquidos.

 

Un hábito muy británico

Si, nos referimos al té, una bebida tan sabrosa y saludable como diurética. Precisamente esta propiedad es la que favorecerá que tu cuerpo se libere de esas sustancias poco recomendables, una cualidad que encontrarás especialmente en el té rojo y el verde.

 

Los zumos, si son verdes, mejor.

Seguro que ya conoces las múltiples propiedades de las espinacas, el kale o el apio. Si quieres incluirlos en tu dieta de depuración de forma fácil y rápida, no dudes en elaborar un nutritivo y sabroso zumo, tomándolo preferiblemente en ayunas o entre comidas.

 

¡A moverse!

Por supuesto, retomar las rutinas de ejercicios siempre le hará un gran favor a tu cuerpo, tanto por fuera como por dentro. Tampoco vayas con prisas: siempre es recomendable recuperar el hábito de forma gradual. Esto, además, también es aplicable al plan détox: no lo comiences ni lo termines de forma drástica ya que tu cuerpo puede resentir cambios tan bruscos en su rutina alimenticia.

 

 

Además, seguro que la exposición al sol en la playa o el refugiarse bajo el aire acondicionado también habrá pasado factura a la hidratación de tu piel. Por eso, no dejes de prestar atención al cuidado de la misma con productos como la gama de productos de SKINBOOSTER de GALDERMA, con los que puedes aminorar las huellas que el verano ha dejado en tu piel.