Tipos de yoga y sus beneficios. ¿qué diferencias hay entre yoga y pilates?

Maestros del CuerpoMaestros del Cuidado y Ocio

Llevar a cabo una rutina de ejercicio físico nos aporta multitud de beneficios y es por esto que cada vez más personas sacan tiempo para ello.

Mucha gente se decanta por la práctica del yoga ya que esta disciplina física y mental tradicional de la India cuenta con diferentes variaciones y genera grandes beneficios.

TIPOS de yoga:

  • Hatha Yoga: este tipo de yoga lo puede practicar cualquier persona independientemente de la condición física que se tenga, ya que se puede adaptar perfectamente a nuestro cuerpo sin que suframos lesiones o nos provoque dolor. Es un tipo de yoga recomendado para su introducción ya que es la base de los demás estilos de yoga físico. Actualmente es el estilo de yoga que más se practica.
  • Yoga ayurvédico: es la fusión del yoga y el ayurveda (medicina tradicional de la india cuyo objetivo es unificar cuerpo – mente – espíritu). Ambos son ciencias espirituales que nos enseñan a establecer el balance que nos proporcione salud.
  • Yoga vinyasa (también conocido como yoga Flow). Se trata de una serie de posturas (asanas) vinculadas a la respiración rítmica.  Recomendada para aquellos que quieren desarrollar una buena condición física. Entre sus beneficios, destacan la reducción de la ansiedad y del estrés, así como mejoras en la calidad del sueño.
  • Bikram Yoga. Este estilo de yoga se practica en una habitación climatizada entorno a 40 grados centígrados llevando a cabo una serie de posturas específicas, 26 asanas en concreto. Para practicarlo, se requiere tener cierta capacidad física y resistencia al calor, por lo que si tiendes a deshidratarte, este tipo de yoga no es recomendable para ti.
  • Acroyoga. Nace de la unión del yoga y la acrobacia donde las posturas se realizan en pareja, en tríos o en grupo. Se desarrolla agilidad, fuerza, flexibilidad y resistencia y ayuda a disminuir la ansiedad.

Entre la multitud de beneficios que nos aporta practicar yoga, destacan:

  • Paz interior
  • Desarrollo de la conciencia
  • Acondicionamiento cardiovascular
  • Mejora la circulación
  • Ayuda el sistema inmunológico ya que reduce los niveles de cortisol, que es la hormona que está relacionada con el estrés. Un nivel alto de esta hormona afecta directamente sobre el sistema inmunológico, provocando cambios.
  • Control del peso
  • Incremento de la fortaleza y la resistencia.
  • Aumento de la flexibilidad y mejora el equilibrio.
  • Regulación del sistema nervioso-endocrino, ya que estimula la relajación. Al practicarlo, se respira de manera más lenta y esto da pie a que se equilibre el sistema nervioso autónomo.
  • Mejora la respiración
  • Alivio del dolor. (Alivio de tensiones y contracturas)
  • Fortalece músculos y huesos. Al definir la musculatura y mejorar el aspecto físico, también se protegen los huesos y evitamos futuras lesiones sin provocar fatiga ni dolor.

YOGA VS PILATES.

Ambas disciplinas trabajan cuerpo y mente y se estira la musculatura del cuerpo, aunque sus objetivos son diferentes.

Uno de los tipos de yoga más practicados actualmente es el Hatha Yoga cuyo objetivo es alcanzar el bienestar tanto físico como mental y espiritual. En cambio, los objetivos del pilates son fortalecer el cuerpo enfocándolo hacia la respiración y el control mental. Son ejercicios rítmicos caracterizados por la coordinación entre la mente y el cuerpo.  La respiración en ambas es fundamental pero en pilates la respiración es torácica mientras que en yoga es abdominal. Otra de las claras diferencias entre ambas es el uso de máquinas y herramientas: en el yoga no se usan complementos de este tipo mientras que en pilates se utilizan para trabajar zonas muy concretas del cuerpo.

Si necesitas controlar el estrés, sufres ansiedad o depresión o quieres hacer estiramientos, la mejor opción es hacer yoga.

Si lo que necesitas es hacer rehabilitación, si tienes algún problema de espalda, o quieres mejorar tu postura, te recomendamos pilates. Y, ante todo, recuerda disfrutar de cualquiera de estas dos prácticas, elijas cual elijas. Pues en el disfrute también encontrarás la relajación que tu cuerpo y tu piel necesitan.